Agua de arroz para borrar manchas oscuras ocasionadas por la edad, el sol y los cambios hormonales.

Belleza 14616 Visitas

El tratamiento a base de agua de arroz se lleva utilizando desde hace siglos en Asia para aclarar la piel y eliminar imperfecciones

Integrar en nuestro cuidado facial un tratamiento casero para la piel no es nada complicado. Desgraciadamente nuestra piel no es perfecta, pero por suerte hay métodos muy baratos y eficaces que podemos usar para arreglarla. Hoy os voy a enseñar un tratamiento casero para la piel que a mi me ha parecido bastante eficaz. No es corto, pero es un buen tratamiento.

Este tratamiento casero para la piel se usa para reducir o eliminar las manchas y para prevenirlas. Sobre todo se usa para mejorar las marcas de acné y heridas, y también para blanquear la piel.

tratamiento-casero-para-la-piel

Se necesita:

-Media libra de arroz (el arroz debe ser orgánico porque los otros tipos de arroz pueden tener pesticidas que son dañinos para la piel!)

-Agua purificada

-Un recipiente con tapa

TÓNICO DE USO DIARIO

Paso 1

La piel debe estar limpia: durante el día la piel elimina miles de células muertas, dejando residuos de suciedad; además el sudor que emitimos a diario evita que cualquier tratamiento para la piel sea menos eficaz, por eso es importante lavar la cara y/o el cuerpo.

Prueba con abundante agua y bicarbonato de soda para eliminar impurezas.

 Paso 2

Llenar el recipiente con ¾ de arroz y cubrir el arroz con agua (unos dos centímetros por encima del nivel del arroz)

Paso 3

Remueve el arroz con una cuchara hasta que el agua cambie de color y se ponga turbia

Paso 4

Verter el agua en el recipiente. Puede durar hasta una semana.

Paso 5

Sumergir un algodón en el agua y pasarlo por la piel y el cuello (o en los sitios localizados del cuerpo donde se presentan manchas). El agua de arroz eliminará el exceso de sebo sobre la piel y la dejará suave y radiante. (Repetir tres veces por semana hasta que se aclaren las manchas o desaparezcan)

PARA UNA MASCARILLA:

 

Paso 1

Tomar un cuadrito de papel de cocina y formar una máscara con él así: doblar el papel en tres partes y cortar círculos en cada doblez; luego cortar un rectángulo para la boca y dejar una abertura para la nariz.

Paso 2

Doblar la máscara de papel hasta formar un cuadro pequeño y sumergirla en el agua de arroz por diez minutos.

Paso 3

Retirar la máscara, exprimir el exceso de agua y desdoblarla con mucho cuidado para no rasgarla.

Paso 4

Tomar la máscara humedecida y ajustarla a la cara. Dejar actuar por 15 minutos.

Compartir
loading...

Comentarios