Casado o Soltero, debes leer esta reflexión … ¡Te impactara!

Otros 70367 Visitas

Cuando llegue a mi casa esa noche, mientras mi esposa servia la cena, la agarre de la mano y le dije : “Tengo algo que decirte”.  Ella se sentó y comió callada. La observe y mire el dolor en sus ojos. De pronto no sabia como abrir mi boca, pero tenia que decirle lo que estaba pensando: “Quiero el divorcio”. ella no parecía estar disgustada por mis palabras y me pregunto suavemente: ¿Por que?, ¿Tu no eres un hombre?

Esa noche no hablamos y ella lloraba. ella queria saber que estaba pasando con nuestro matrimonio, pero no pude responderle. Sucedio que ella habia perdido mi corazon, y lo tenia otra mujer llamada juana. Ya no amaba a mi esposa, solamente le tenia lastima. Con un gran sentido de culpabilidad, escribi un acuerdo de divorcio y en este acuerdo ella se quedaba con la casa, el auto y el 30% de nuestro negocio. Ella miro el acuerdo y lo rompio en mil pedazos.
Ella paso 10 años de su vida conmigo y ahora eramos como 2 extraños. Yo le tenia lastima, por todo el tiempo perdido, su energia no era la misma pero ya no podia cambiar. Yo amaba a juana. De pronto empezo a gritar y a llorar como para desahogarse. La idea del divorcio ahora era mas clara para mi.
El proximo dia llegue a casa y la encontre escribiendo en la mesa. No cene y me fui a dormir, estaba muy cansado de haber pasado el dia con juana. Cuando desperte, todavia estaba mi esposa escribiendo en la mesa. No me importo, me vire y segui durmiendo. Por la mañana mis esposa me presento sus condiciones para el divorcio: no queria nada de mi, pero necesitaba un mes de aviso para el divorcio. Me pedia que por un mes, tendriamos que vivir como si nada y llevarnos normal. Su razon era simple, nuestro hijo tenia todo ese mes de examenes y no queria molestarlo con nuestro matrimonio quebrantado. Yo estuve de acuerdo, Pero ella tenia otra peticion: que me acordara cuando yo la cargue a nuestro cuarto el dia que nos casamos. Me pidio que por ese mes, todos los dias la cargara del cuarto hasta la puerta de salida de la casa.
Pense que se estaba volviendo loca, pero para que la fiesta fuera en paz acepte. Le conte a juana lo que mi esposa me pidio y juana se reia en voz alta, dijo que era absurda esa peticion, que no importara que truco mi esposa usara, tendria que darle la cara al divorcio.
Mi esposa y yo no teniamos contacto fisico desde que exprese mis intenciones de divorcio, asi que cuando la cargue el primer dia hasta la puerta del frente, los dos nos sentimos mal. Nuestro hijo caminaba detras aplaudiendonos y diciendo: ¡Papa esta cargando a mami en sus brazos! sus palabras me dieron mucho dolor. Camine los 10 metros con mi esposa en brazos. Ella cerro los ojos y me dijo en voz baja: “No le digas a nuestro hijo lo del divorcio”. Le señale con la cabeza un poco disgustado, la baje cuando llegue a la puerta y se fue a esperar el transporte para ir al trabajo.
Yo maneje solo al trabajo. El segundo dia, los dos estabamos mas relajados. Ella se apoyo a mi pecho, pude sentir la fragancia de su blusa. Me di cuenta que hacia tiempo que no la miraba detenidamente. Me di cuenta de que ya no era tan joven, tenia algunas arrugas, algunas canas… era notable el daño de nuestro matrimonio. Por un momento pense y me pregunte: ¿Que fue lo que le hice?
El cuarto dia que la cargue, senti que la intimidad estaba regresando entre ambos. Esta mujer era la que me dio 10 años de su vida. En el quinto y sexto dia, seguia creciendo nuestra intimidad. No le dije nada a juana al respecto. Cada dia era mas facil cargar a mi esposa y el mes se iba corriendo. Pense que me estaba acostumbrando a cargarla y por eso era menos notable cargar el peso de su cuerpo.
Una mañana, ella estaba viendo que ponerse. Se habia probado muchos vestidos, pero no le servian. Quejandose dijo: “Mis vestidos se han puesto grandes”. Fue hay que me di cuenta que se habia puesto muy delgada, y esa era la razon por cual yo no sentia su peso al cargarla. De pronto me di cuenta que le habia enterrado mucho dolor y amargura. Sin darme cuenta, le toque el cabello. Nuestro hijo entro al cuarto y dijo: ¡Papa, llego el momento de que cargues a mama hasta la puerta”
Para mi hijo, ver a su padre dia tras dia cargar a su mama hasta la puerta, se habia convertido en una parte esencial de su vida. Mi esposa lo abrazo, yo vire mi cara. Senti temor de que cambiara mi forma de pensar sobre el divorcio. Ya cargar a mi esposa en mis brazos hasta la puerta, se sentia igual que el primer dia de nuestra boda. Ella acariciaba mi cuello suave y naturalmente. Yo le abrazaba fuerte, igual que en nuestra noche de bodas. La abrace y no me movi, pero la senti tan livianita y delgada que me dio tristeza. El ultimo dia igual la abrace y no queria moverme, le dije que no me di cuenta que ya no teniamos intimidad. Mi hijo estaba para la escuela. Maneje para la oficina,
Sali del carro sin cerrar la puerta, subi la escalera, juana me abrio la puerta, y le dije: “disculpame, lo siento, no quiero divorciarme de mi esposa. Juana me miro y me pregunto si yo tenia fiebre. Yo le dije: “mi esposa y yo nos amamos, era que entramos en una rutina y estabamos aburridos. No valoramos los detalles de nuestra vida desde que empece a cargarla del cuarto a la puerta. Me di cuenta que debo cargarla por el resto de nuestras vidas, hasta la muerte”. Juana empezo a llorar, me dio una bofetada y cerro la puerta. Baje las escaleras, me monte en el auto y llegue a la floreria. Le compre flores a mi esposa.
La joven en la floreria me pregunto: “¿Que le escribo en la tarjeta?”, Le dije que pusiera: “Te cargare todas las mañanas, hasta que la muerte nos separe. Llegue a mi casa con flores en las manos y una sonrisa y corri y subi las escaleras; cuando entre… encontre a mi esposa muerta.
Mi esposa estaba ballantando contra el cancer, y yo estaba tan ocupado con juana, que no me di cuenta. Mi esposa sabia que estaba muriendo y por eso me pidio un mes de aviso antes del divorcio, para que a nuestro hijo no le quedara un mal recuerdo de divorcio, para que no tuviera una reaccion negativa. Por lo menos le quedaria a mi hijo en los ojos, el recuerdo de que su padre era un esposo que amaba a su esposa.
Estos pequeños detalles son los que importan en una relacion, no la casa, el auto, el dinero en el banco. Todo lo anterior solo crea un ambiente que crees que te llevara a la felicidad, pero en realidad… no es asi.
Trata de mantener tu matrimonio feliz, Comparte esta historia en tu muro, quizas estes salvado un matrimonio, Todas las historias de fracasos son iguales, se dan por vencidos cundo estan al punto de entrar en exito. No sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos…

Compartir
loading...

Comentarios