Hacer Ejercicios Puede Ayudarte A Combatir El Cáncer

Salud 877 Visitas

¿Es posible que la actividad física haga que los tratamientos contra el cáncer sean más eficaces?

Dos estudios recientes indican una respuesta positiva. Sabemos que no es fácil hacer ejercicios cuando alguien está lidiando con el cáncer y sus consecuencias, pero tenemos unas ideas para que puedas hacerlo bajo tus propios términos.

Pero primero, analicemos lo que han revelado los últimos estudios sobre la actividad física y la lucha contra el cáncer.

Un estudio de la Universidad de Duke ha atraído a medios de prensa que han publicado que el ejercicio, joggingjunto con la quimioterapia, pueden disminuir los tumores malignos en los senos mucho mejor que la quimioterapia por sí sola. Una posible razón es que el ejercicio relaja las arterias y aumenta la circulación, lo que envía más sangre a los tumores. Entonces, la quimioterapia funciona mejor, sobre todo cuando los tumores son sólidos y han desarrollado un amasijo de vasos sanguíneos a donde casi nunca llega sangre fresca. Esa hipoxia tumoral hace que los tumores sean específicamente resistentes a la quimioterapia y a la radiación, ya que se desarrollan en un ambiente privado de oxígeno. Pero el ejercicio hace que los tumores sean más receptivos a la sangre y al oxígeno, por lo que el tratamiento puede resultar más eficaz.

Un estudio realizado en 2014 por investigadores de la Universidad de Florida halló que el ejercicio aumenta también la cantidad de sangre y oxígeno que llega a los tumores en la próstata. Asimismo, hay evidencia de que la actividad física puede estimular a las células cancerosas a autodestruirse, un proceso que se conoce como apoptosis.

Esa puede ser una de las razones por las que personas sobrevivientes de cáncer y se mantienen activas, tienen un 34 por ciento menor de riesgo de que el cáncer vuelva a surgir o de morir. Los sobrevivientes de cáncer de colon que se mantienen activos reducen esos riesgos entre un 39 y un 59 por ciento. Y los que han tenido cáncer prostático pueden disminuir el riesgo de morir de cáncer en un 39 por ciento.

Mentalízate para hacer ejercicios

Comprendemos que si te acaban de dar un diagnóstico de cáncer o estás recibiendo terapia, es posible que te haga falta más que un poco de automotivación para comenzar un programa de ejercicios.

Los efectos colaterales del tratamiento, como las náuseas, la alteración en el conteo de los glóbulos rojos y los blancos, el cansancio, la depresión y la ansiedad pueden obstaculizar que hagas ejercicios, así como una jornada laboral muy ocupada, los deberes familiares y simplemente tener que lidiar con síntomas más penosos.

Sin embargo, los beneficios de hacer ejercicios son notables. Además, recuerda que la actividad física puede disminuir la ansiedad, mejorar la depresión, restaurar las energías y hacerte sentir más esperanzado con respecto al futuro.

Si necesitas un empujón, pídele a tu familia, a amigos o a colegas de trabajo que te acompañen a hacer exerciseejercicios. Contar con alguien que te acompañe es la mejor forma de que empezarás una rutina de ejercicios y te mantendrás en ella. Basta con 30 minutos de caminata entre moderada y rápida todos los días para reducir la probabilidad de desarrollar cáncer de mama, de próstata, de colon, de útero y de pulmones.

Comienza a aumentar el grado de actividad física. Para ello, sigue estos consejos:

Habla con tu médico. La concentración de glóbulos rojos y de minerales disminuye debido al tratamiento contra el cáncer. Otra razón por la que tu médico puede sugerirte que no hagas ejercicios durante unos días o un período mayor es por los dolores, náuseas o vómitos que ocurren como efectos secundarios de la terapia. Si tienes una concentración baja de glóbulos blancos o estás tomando medicamentos que debilita tu sistema inmunitario, no vayas a gimnasios públicos.

Haz las cosas con calma. Los movimientos deben ser ligeros. Camina cuando tengas un período de descanso en el trabajo o a la hora de almuerzo. Añade más tiempo a las caminatas cada vez que puedas. También puedes tratar de caminar con rapidez por un minuto y después descansas, para volver a caminar. Trata de caminar con cierta rapidez durante 30 minutos todos los días. Puedes dividir ese tiempo en sesiones de 10 minutos cada una. Escucha a tu cuerpo y descansa cuando lo necesites.

Haz ejercicios con otros que conozcan tu condición. Busca información sobre sesiones de ejercicios para sobrevivientes de cáncer. Dicha información puedes obtenerla a través de hospitales en tu localidad, tu médico o el centro de cáncer más próximo que tengas.

Algunos centros dedicados al cáncer ofrecen también ayuda para crear programas de ejercicios para sobrevivientes de la enfermedad o para los que están recibiendo terapia en ese momento.

Otra opción es contratar a un entrenador personal, pero conversa primero con tu médico sobre esto.

Compartir
loading...

Comentarios