¡Mira cómo bajar de peso tomando café!

Dietas 3225 Visitas

El papel del café en la dieta siempre ha sido debatido. ¿El café es bueno o es malo para la salud y para adelgazar? La realidad es que el café tiene sus ventajas y sus desventajas.

En este artículo te contaremos como usar el café que ya vienes tomando (si eres tomadora de café) para que te sirva para bajar de peso.

cafe-propiedades

 

EL SECRETO PARA HACER QUE EL CAFÉ AYUDE EN TU DIETA ESTÁ EN LA CAFEÍNA

El componente del café que te sirve para bajar de peso es la cafeína. La cafeína es buena para bajar de peso ya que ayuda a quemar grasa y a aumentar el metabolismo.

De hecho, la cafeína es la principal causa de que muchos de nosotros tomemos café. Es esa energía y sensación de alerta que hace que sea lo primero que hagamos en la mañana: tomar café.

Sin embargo, no es buena idea tomar mucha cafeína ya que es adictiva, genera irritabilidad y altera los estados de ánimo.

También hay que tener en consideración que diferentes cuerpos reaccionan de diferente manera a los componentes del café. Puede ser que tomes 3 o 4 tazas al día, funciones perfectamente y no tengas ningún tipo de efecto secundario como dolores de cabeza, irritabilidad, insomnio o dolores crónicos de estómago.

O solamente puedas tomar 1 taza al día en la mañana porque si no te cuesta irte a dormir a la noche.

Cualquiera que sea la cantidad de tazas de café que sientas que puedes tomar, ten en cuenta que la cafeína que estás tomando en esa taza te está ayudando a bajar de peso ya que te está aumentando el metabolismo y por ende estás quemando grasa más rápido.

CONSUME CAFÉ EN MODERACIÓN

Como ya mencionamos anteriormente, debido a los efectos secundarios que puede generar el café (insomnio, irritabilidad, ansiedad, dificultad para manejar situaciones de estrés, mucha energía por un rato seguido por una baja de energía en corto período de tiempo), te recomendamos como primer tip para que el café funcione en tu dieta que tomes café moderadamente.

1 o 2 tazas de café están bien. Aunque si no te afecta en los síntomas mencionados anteriormente toma más tazas al día. Como lo sientas en tu cuerpo.

CONSUME CAFÉ SIN AZÚCAR NI LECHE O CREMA

Esto es un consejo obvio pero altamente efectivo para que tu café te sirva para bajar de peso.

Añadirle azúcar y leche o crema al café hace que éste tenga las calorías de un chocolate.

EL café negro tiene cero calorías por eso todo lo que le añades adicional va a hacer que tenga calorías. Si no aguantas tomar café negro solo, te recomendamos tomarlo con edulcorante y con  leche descremedada o semi descremada.

NO CONSUMAS LOS CAFÉS ESPECIALES DE LAS TIENDAS DE CAFÉ

Peor aun que tomar café con leche y azúcar, es tomar café de especialidad, como los que venden en muchas tiendas especializadas en cafés gourmets.

Estos tipos de cafés muchas veces tienen muchísimas más calorías que las que tendría tu café si solamente le echaras leche y azúcar.

Estos cafés no solamente tienen azúcar y leche en grandes cantidades, tienen un montón de químicos, saborizantes y jarabes de caramelo y de otros tipos, que lo que hacen es añadirle calorías.

Hay algunos cafés de estos que contienen más calorías que una comida entera (estoy hablando de un almuerzo o una cena, no de un snack).

TOMA CAFÉ DESPUÉS DE LAS COMIDAS PARA DISMINUIR LOS ANTOJOS

Es mundialmente conocido que el café ayuda a suprimir el apetito. Por esto, es buena idea tomar café después del almuerzo, y del desayuno.

Después de la cena no porque lo más probable es que te dé insomnio. Esto te ayudará a eliminar las ganas de comer postre o de comer más adelante en la mañana o en la tarde antes de que sea hora de la próxima comida.

Otra buena opción para suprimir el apetito es cepillarte los dientes inmediatamente después de cada comida o después de cada café después de la comida.

La sensación de frescura en tu boca te va a hacer quitarte las ganas al menos por un tiempo de comer cualquier cosa, dulce o cualquier otro tipo de antojo que tengas.

TOMA CAFÉ UNA HORA ANTES DE HACER EJERCICIO

Otra buena característica del café es que ayuda a disminuir el dolor, especialmente el dolor muscular, por lo que si tomas café antes de hacer ejercicio vas a resistir mucho más sin cansarte o sentir fatiga en las piernas o en los brazos.

Además, el café te ayuda a mejorar en tu concentración y a estar alerta mentalmente por lo que puedes poner más atención en los ejercicios que estás haciendo y de esta manera, hacer mejor los ejercicios.

Asegúrate de tomar el café al menos una hora antes. No lo tomes inmediatamente antes de realizar el ejercicio ya que entre los ácidos que tienen el café y la agitación del ejercicio te pueden lleva a marearte o a que te duela el estómago.

POR CADA TAZA DE CAFÉ QUE TE TOMES, TOMA DOS VASOS DE AGUA

El café actúa como un diurético y cuando tomas mucho, puedes perder muchos nutrientes importantes ya que vas a ir mucho al baño. Además el café puede manchar los dientes.

Por estas dos razones te recomiendo que sigas la siguiente regla: por cada taza de café que te tomes tomate dos vasos de agua. De esta forma no solamente estás manteniéndote hidratada, te estás cuidando de que los dientes te pongan amarillos. Con los dos vasos de agua no se te van a poner tan amarillos.

LA CAFEÍNA MOVILIZA LA GRASA DE LOS TEJIDOS GRASOS

La cafeína estimula el sistema nervioso, lo cual hace que se envíen señales directas a las células grasas para que quiebren las acumulaciones adiposas.

También hace aumentar la adrenalina en nuestro sistema sanguíneo. Esta adrenalina viaja a través de este sistema y también envía señales a las células de grasa para que se quiebre la grasa y pueda ser quemada.

De esta forma el café ayuda a movilizar y eventualmente quebrar los tejidos de grasa para que estos se vuelvan en ácidos libres de grasa en la sangre.

CAFÉ Y PÉRDIDA DE PESO EN EL LARGO PLAZO.

Hay un único detalle a tener en cuenta en relación con la pérdida de peso y el café. Y es que el cuerpo se acostumbra a la cafeína muy rápidamente.

Al principio o en el corto plazo el metabolismo aumenta cuando empezamos a tomar café.

Pero después de un tiempo, el café o la cafeína empieza a no tener el mismo efecto ya que el cuerpo se acostumbra a él.

Por otro lado, el café es un supresor de apetito natural, no importa que tanto tomes, por lo que por ese lado, el café puede seguir ayudando en tu dieta, así ya el cuerpo se haya acostumbrado a trabajar con la cafeína.

En últimas, en el largo plazo, el grado en el que el café te pueda ayudar a bajar de peso depende del individuo.  La realidad es que a largo plazo no hay evidencia de que el café ayude a bajar de peso.

CONCLUSIÓN

Aunque la cafeína puede ayudar a mejorar el metabolismo en el corto plazo, en el largo plazo este efecto se ve disminuido por la tolerancia que el cuerpo empieza a tener hacia la cafeína.

Si estás buscando tomar café para bajar de peso, lo que puedes hacer es hacer ciclos para evitar que tu cuerpo se acostumbre a la cafeína. Puedes hacer dos semanas de tomar café, dos semanas de no tomar café, y así sucesivamente.

Compartir
loading...

Comentarios