Seis razones por las que no debes tirar de la cadena todas las veces después de orinar

Salud 436 Visitas

Cuando la naturaleza llama y solo se trata de hacer el número uno, igualmente estamos acostumbrados a tirar la cadena, ¿cierto? Bueno, en realidad también hay quienes deciden no hacerlo o quienes se encuentran confundidos y no saben qué hacer. Pues bien, si eres una de esas personas indecisas, a continuación te mostraremos seis buenas razones por las cuales tal vez desees dejar de tirar a la primera…

1. Es caro

El agua cuesta bastante dinero y la mayoría de los inodoros convencionales utilizan más de tres galones de agua por descarga. Trata de saltarte algunos chorros y notarás la diferencia en tu próxima factura de agua. Si en algunas ocasiones el dinero es escaso, esta puede ser una forma de reducir los costos de tu hogar.

2. Interrumpe tu sueño

Si tienes el sueño ligero, es probable que tengas que levantarte más a menudo durante la noche para ir a hacer pis. Esto puede ser molesto, pero no es nada de qué preocuparse, puedes hacer que estos viajes nocturnos al baño sean menos perturbadores, dejando de tirar, ya que el ruido causado, puede despertarte aún más y hacer que sea más difícil volver a dormir. También podría despertar a otros en casa.

3. Es malo para el medio ambiente

El agua es un recurso valioso que se está volviendo más escaso cada día. Ahora es el momento de empezar a ser mucho menos derrochadores con este precioso recurso, así que abstenerse a descargar el inodoro innecesariamente es un buen comienzo. Ir a orinar cinco o seis veces al día, sumaría las mismas descargas, lo cual hace que gastes unos 18 a 20 galones de agua.

4. Afecta la presión del agua y la temperatura

Probablemente en algún momento, nos ha pasado a todos que estamos disfrutando de una buena ducha caliente y luego de repente se vuelve agua fría. Obviamente significa que alguien está utilizando el otro baño y no sabía (o no le importaba) que alguien se estuviese duchando. Afortunadamente la mayoría de los sistemas de fontanería modernos están diseñados para evitar este problema. Pero aun así, ¿por qué correr el riesgo? Especialmente si se puede ahorrar algo de agua y dinero en el proceso.

5. En realidad la orina es bastante limpia

La orina no es totalmente estéril, pero lo creas o no, es mucho más limpia que su saliva. Dejarla un rato en el inodoro no va a hacerle ningún daño.

6. Tirar de la cadena esparce gérmenes

La mayoría de las personas encuentra la idea de no tirar la cadena, algo repugnante. Pero la realidad es que el hecho de hacerlo, puede propagar más gérmenes que mantener el baño limpio. Cuando comienza la descarga, en algunas ocasiones la taza del inodoro es rociada con esta agua, lo cual puede ser aún menos higiénico. Puede que no lo veas, pero está ahí. Esta agua contiene orina y bacterias fecales. Pero si no enjuagamos todas las veces, mantendremos los gérmenes y bacterias en el lugar donde pertenecen. Sin embargo, cuando es necesario hacerlo, baja la tapa del inodoro primero, para contener el chapoteo.

Compartir
loading...

Comentarios